Dar de baja a un coche

Para nadie es un secreto que los vehículos se van deteriorando con el tiempo y llega el momento, tarde o temprano, de darles de baja. También hay ocasiones en las cuales ese instante resulta prematuro, si se sufre algún accidente de tráfico u ocurre un incidente, como por ejemplo si se incendia o inunda.

Cómo dar de baja a un vehículo

Sea por no haber hecho los mantenimientos y reparaciones a tiempo o porque el vehículo ya tiene muchos años circulando o quizá porque se haya tenido algún accidente bastante grave o al menos lo suficiente como para que no sea factible arreglarlo (sea por motivos mecánicos o financieros), si tiene que deshacerse de este tipo de bienes, lo mejor es buscar un Centro Autorizado para el Tratamiento de Vehículos (CATV). Esta clase de negocios es la idónea para recibir su automóvil por diversas razones:

  • Como lo indica su nombre son los centros autorizados para recibir coches fuera de uso, para darles el tratamiento adecuado, según la legislatura y los procedimientos de protección ambiental.
  • Por estar sujetos a las normativas legales, usted no tendrá ningún inconveniente con las autoridades competentes. Si se deshace del coche de otro modo, podría verse involucrado en una situación al margen de la ley y tener consecuencias lamentables. En cambio, a través de un desguace, este hasta se encargaría de tramitar los documentos de dar de baja ante la Dirección General de Tráfico (DGT).
  • Usted recibirá un pago justo, muchas veces por encima de lo que otros compradores puedan ofrecerle.
  • Se contribuye con el reciclaje de piezas y con ello se ayuda al medio ambiente. Los recambios que se extraen de su coche, si aún funcionan debidamente, se ponen en venta, gracias a lo cual, no solo se beneficia el ambiente, sino a otros usuarios que lo requieran y no puedan pagar unos repuestos nuevos, o sean ecologistas y prefieran este tipo de alternativas. Usted mismo podría verse favorecido en un futuro, cuando posea otro automóvil.
  • Si el vehículo no anda, hay desguaces que ofrecen la recogida en grúa sin que ello le cueste algo de dinero o afecte la tasación acordada.

Por lo antes indicado vender coche desguace es lo más conveniente para dar de baja a un vehículo. Son varios los beneficios directos e indirectos que se obtienen por dicha vía; es cuestión de solicitar una tasación y evaluar la oferta que le propongan.

¡Recarga el aire acondicionado y prepárate para el verano!

Los veranos son cada vez más calurosos y es mejor correr a refugiarse antes de que sea demasiado tarde: ¿cuánto tiempo hace que no revisan el aire acondicionado de su automóvil? ¿Seguro que puedes afrontar la llegada del verano con total seguridad?. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles para recargar el aire acondicionado, evaluar los síntomas de su mal funcionamiento y actuar a tiempo.

¿Cómo funciona el aire acondicionado?

El aire acondicionado del automóvil no es más que un sistema que consta de un tanque que contiene gas refrigerante, un circuito de tuberías y un compresor conectado al motor del automóvil : el aire caliente aspirado desde el exterior transfiere calor al gas refrigerante, bajando la temperatura. y perdiendo humedad (que se descarga al exterior), y de esta forma refresca el habitáculo.

Existen dos tipos de acondicionadores de aire, manual (es el conductor quien, mediante perillas especiales, configura y gestiona la temperatura y el caudal de aire) y automático (es el propio acondicionador de aire el que gestiona de forma autónoma la temperatura, el caudal y la humedad del aire en función de parámetros preset), pero el principio de funcionamiento es el mismo.

El circuito por el que circula el gas refrigerante es estanco, por lo que, aparte de una mínima caída fisiológica, el gas no debe disminuir demasiado con el tiempo, salvo que existan fugas en el sistema de tuberías y accesorios. De ahí la importancia de someter el sistema de aire acondicionado a controles periódicos.

¿Cuándo recargar el aire acondicionado?

La recarga del aire acondicionado puede ser necesaria después de un largo tiempo de uso del automóvil: a veces después de 3-4 años, a veces después de 10, en algunos casos (más raros y afortunados) su automóvil nunca lo necesitará. Todo depende del estado de salud de todo el sistema , en particular, de las tuberías y accesorios que con el tiempo (también debido a vibraciones y carreteras en mal estado) pueden aflojarse y provocar fugas de gas refrigerante.

¿Cómo sabes que necesitas recargar el aire acondicionado? Tenga cuidado con estos síntomas:

  • No hay aire frío o es insuficiente
  • Máquina que no alcanza la temperatura deseada (para máquinas con clima automático)

Si su caso está en la lista, le recomendamos una revisión en su taller de confianza que pueda determinar si es necesario recargar o reparar el sistema.

¿Rellenar el aire acondicionado? No siempre es una solución permanente

Como ya se ha comentado, mientras  no haya fugas del sistema, el aire acondicionado de un coche podría funcionar durante décadas : en muchos casos, simplemente “recargar el aire acondicionado” puede no ser la solución definitiva, con el riesgo de tener que repetir la recarga. después de unos meses.

Recarga: hablemos de costes

La carga del aire acondicionado cuesta, de media, entre 80 € y 100 € (mano de obra incluida). Desafortunadamente, la cifra puede aumentar si hay fallas en el sistema, como:

  • Filtro de polen obstruido (unos 35 €) : es posible que el aire acondicionado no funcione correctamente ya que es necesario cambiar el filtro de cabina
  • Fugas en el circuito : el nivel de gas refrigerante puede bajar debido a racores sueltos o pequeñas fugas en las tuberías.
  • Compresor averiado (unos 350 € si se regenera – unos 600 € si es nuevo): el compresor aumenta la presión del aire y permite la correcta circulación del aire frío dentro del sistema.

Aire acondicionado: perfecto mantenimiento

Para mantener el sistema de aire acondicionado en un estado óptimo, ciertamente es útil seguir algunas reglas simples de conducta:

  1. Evite los caminos con baches tanto como sea posible, lo que aumenta la probabilidad de que las juntas de las tuberías se aflojen y tengan fugas.
  2. Lubrique periódicamente las juntas haciendo funcionar el aire acondicionado durante media hora cada 15-20 días, incluso en invierno.
  3. Haga revisar el automóvil con regularidad , porque en cada revisión se cambia el filtro de cabina y, si es necesario, se realiza la limpieza del sistema de aire acondicionado , lo que no solo garantiza que el aire circule más saludable en el habitáculo, sino que también ayuda a proteger sistema de corrosión.

Consejos para limpiar el interior en casa y al aire libre

La terracota es un material precioso que da gusto a los ambientes domésticos, pero al ser poroso absorbe fácilmente tanto la suciedad como la grasa, por lo que si quieres conservar su apariencia es necesario tomar algunas precauciones. Veamos cómo limpiar la terracota a diario para mantenerla bonita durante mucho tiempo.

Inmediatamente después de la instalación

Es mejor prevenir que curar: por lo tanto, para evitar que la terracota se manche y se dañe después de su colocación, es mejor tratarla con una pintura o cera repelente al agua, capaz de hacerla impermeable, más resistente a manchas y, por lo tanto, más fácil de limpiar en el futuro. Una ventaja más del tratamiento es que también dará mayor brillo a la terracota. Pero ojo, el tratamiento no es definitivo, al contrario, con el tiempo tanto la pintura como la capa de cera irán adelgazando por lo que será necesario repetirlas periódicamente.

Por tanto, para devolver el brillo a un suelo de terracota es necesario:

  • barrer muy bien la superficie con una aspiradora o escoba;
  • eliminar los restos de cera con un disolvente específico;
  • para ser aún más seguro, utilice un disolvente antisalnitro;
  • luego pase la cera con un pulidor o con la mano.

Si su terracota no ha recibido ningún tratamiento protector, es mejor seguir todos los pasos indicados, incluido el disolvente de salitre, antes de extender la cera.

Cómo mantenerlo limpio

Sin embargo, como mantenimiento ordinario, le recomiendo que mantenga siempre limpio el piso para evitar que las manchas se asienten y sean más difíciles de quitar.

Para la limpieza diaria es importante barrer bien la terracota y luego lavarla con agua un par de veces, para recoger bien la suciedad y luego secar con un paño suave para secar, o abrir las ventanas y dejar que el aire se seque rápidamente.

Una vez al mes, en cambio, es mejor hacer una limpieza Benissa más radical y secarlo con una mezcla de agua, alcohol y vinagre. Las dosis son indicativas por cada litro de agua tibia:

  • 1 cucharada de alcohol;
  • 1 cucharada de vinagre.

Cómo limpiar la terracota exterior

Si la terracota se coloca en el exterior, puede suceder que el agua de lluvia o el mal tiempo la manchen.
En estos casos es necesario actuar con prontitud y eliminar las manchas o halos cuanto antes con una mezcla de aceite de oliva y bicarbonato, extender con una esponja y dejar actuar unas decenas de minutos.
Luego ir con la mezcla habitual de agua, alcohol y vinagre para desengrasar bien y limpiar el suelo.

Cómo quitar las manchas

En caso de manchas provocadas por alimentos o productos ácidos (tomate, café, cola) lo mejor es lavar el suelo con una mezcla de agua y bicarbonato, fregar bien y, si la mancha es realmente persistente, verter bicarbonato de sodio directamente sobre la mancha, dejar actuar y luego frotar con un paño suave empapado en agua y jabón de Marsella. Enjuague bien y luego seque con un paño suave.
Si el tratamiento ha quitado algo de brillo al suelo, frotar un trapo con unas gotas de aceite de oliva y hacer movimientos circulares para absorber bien el aceite y nutrir el suelo.

En mi opinión, es preferible no utilizar nunca productos y detergentes demasiado agresivos en el suelo de terracota, sino preferir soluciones naturales con agua, vinagre, alcohol, bicarbonato y… ¡codazos!

¡Es tu turno! ¿Tienes algún consejo sobre cómo limpiar terracota y experiencias para compartir? ¡Escribe los comentarios a continuación!