cursos de verano para niños

El fracaso escolar es un problema cada vez más creciente, parece que nuestros hijos han perdido el “arte” de estudiar, que no tienen motivación o que los profesores ya no saben cómo motivarlos. Una de las asignaturas que tiene más suspensos entre las aulas es el inglés. Un idioma que es fundamental para darles un buen futuro, para comunicarse con las personas en viajes, negocios, para el trabajo.

Muchos padres, viendo la necesidad de saber idiomas en el mundo actual apuntan a sus hijos a academias o a cursos de verano para niños (puedes apuntarlos aquí: http://www.cls-idiomas.com/). Estos métodos suelen ser más efectivos que las clases presenciales comunes, pero ¿por qué?

Básicamente por dos razones fundamentales.

Inmersión total

Normalmente en las aulas los profesores de colegio no suelen ser nativos y las clases las suelen alternar en español y en inglés. En los cursos de verano los niños solamente escucharán el inglés como idioma.

Aprenderán a saber expresarse y si no encuentran una palabra aprenderán diferentes formas de llegar a explicar qué es lo que quieren decir, mientras que en un aula con decirla en español el profesor se la dice, pero así no aprenden atajos.

Inmersión total significa que no saldrán de clase y apagarán el chip para volver a hablar en español, si no que estarán días enteros solamente hablando en inglés. El vocabulario que tendrán que aprender será mucho mayor para temas de horarios, actividades, juegos, comidas, tiempo.

Además de aprender más vocabulario, gracias a los cursos de verano en estados unidos para jovenes, estarán practicando inglés a diario con lo que aumentarán en fluidez.

Es algo que ponemos en práctica

El sistema de las aulas convencionales es un sistema pasivo: los niños llegan, escuchan y son evaluados. En realidad miden lo que los niños son capaces de retener en sus memorias.

En los campamentos de verano ven la utilidad del idioma. Y es que, además de tener clases lectivas el resto del día están utilizando el idioma para comunicarse, para pedir hacer algo o simplemente para hablar con los profesores o compañeros. 

Uno de los factores principales en el aprendizaje de cualquier materia es la motivación y esta está constantemente ligada con la utilidad. Los adultos si vemos que algo no nos resulta útil tendemos a olvidarlo, en los niños pasa igual. Si además tienen sobrecarga de deberes, terminarán por poner prioridades a aquello que les parezca más importante.

Por lo cual, al tener la necesidad de saber comunicarse en inglés, en los cursos de verano para niños podrán todos sus esfuerzos en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *