Uno de los artículos que más han sufrido el “cambiazo” de repuestos iPhone de primera calidad por otros de dudosa procedencia son las pantallas de los móviles.

Lo nuevo de iPhone es pretender acabar con las pantallas rotas para siempre, hacer de estas un elemento irrompible. ¿Como? Haciendo estas pantallas de diamante. El futuro más cercano de las pantallas de este gigante pasará por Miraj Diamond Glass.

Con el cristal diamante podremos convertir las pantallas de nuestro móvil prácticamente en indestructibles, nuestros Smartphones se volverán hasta seis más veces resistentes y unas diez veces más duras que las de ahora.

Los diamantes sintéticos se han utilizado desde hace unos años ya en joyería, pero su futuro está en la utilización de estos para un uso más común. Los diamantes de laboratorio no resultan tan caros como los reales pero tampoco son baratos.

En pocos años podremos verlos en las tiendas, por ahora la compañía está trabajando en minimizar los costes. El móvil que saldrá al mercado no bajará de los 12000 euros, por lo cual quienes lo quieran tener tendrán que empezar a ahorrar ahora.

Por ahora tanto iPhone, como otras compañías, usan el Gorilla Glass en sus pantallas. Este tipo de cristales no se popularizó hasta el 2007 aunque hay que remontarse muchos años atrás para llegar al primer año de su utilización, en 1962.

Por ahora nos tendremos que “conformar” con el Gorilla Glass, un material sintético transparente introducido en el mercado a través de Corning Inc. Está fabricado gracias a una combinación álcali-aluminosilicato.

Esta combinación se usa como una cubierta que ofrece una gran resistencia contra arañazos y fracturas en nuestros dispositivos móviles. En 2010 más del veinte por ciento de los móviles usaban este tipo de material.

La poca calidad de la pantalla no es el único problema que presentan estas pantallas ilegales.  El brillo del cristal no es igual al del original y el tacto o los golpes en la pantalla no son los mismos.

Nos encontraremos con un teléfono por el que hemos pagado una suma importante de dinero, ya que los materiales de calidad resultan bastante más caros de fabricar. Si nos han reemplazado la pantalla por una de menor calidad significa que hemos tirado a la basura gran parte del dinero. 

Por lo cual el llevar nuestro móvil a un sitio no oficial puede implicar que nos sustituyan el cristal original por otro de peor calidad y que no usen repuestos iPhone original. Esto significa que será mucho más susceptible de rayaduras o roturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *