vestidos de fiesta

Los vestidos de fiesta (https://hinsomnia.com) no solamente se usan en las bodas, bautizos o comuniones, cualquier ocasión puede convertirse en el momento ideal para lucir perfecta en un vestido. Ir al cine, a una obra de teatro, a cenar, en nochevieja…

Hay tantos tipos de vestidos como gustos tenemos: estilos vintage, bohemio, hippie… y cada cual se acoplará mejor a un tipo de mujer, por su personalidad y forma del cuerpo. Pero existen unas reglas universales con las que conseguir que, sea cual sea el vestido, te quede como un guante.

Apuesta por rayas verticales

Aunque en  un principio no se te pase por la cabeza elegir  un vestido de rayas las verticales, pueden ser una muy buena opción. Si queremos parecer mucho más estilizadas, las rayas verticales consiguen crear ese efecto visual.

Si tienes poco pecho y quieres marcar curvas entonces elige la parte superior con  rayas horizontales. Nunca elijas un vestido de fiesta cuya totalidad sean rayas horizontales a no ser que estés muy delgada ya que este tipo de rayas tienden a aumentar nuestra percepción de volumen.

Vestidos de fiesta cortos con aberturas

Son perfectos para modificar nuestra figura. Esto lo conseguimos con otro efecto visual en el que contrasta lo enseñado (la parte de tela del vestido).

Conseguiremos por ejemplo que parezca que tenemos una cintura mucho más fina y delgada con un vestido de fiesta que tenga aberturas en los laterales de esta.

Cambia un vestido de fiesta por un mono

No hay porqué ir siempre en vestido cuando vamos a asistir a un evento. De hecho en esta temporada se llevan mucho más los monos que los vestidos de fiesta para bodas.

Estos monos nos estilizan siempre y nos hacen parecer más delgadas. Un sencillo truco está en combinar nuestro mono con unos tacones en tonos  nude que nos estilizarán mucho más la forma del pie.

¿Y si le agregas un cinturón al vestido?

El truco aquí está en saber usar y poner cinturones. Elige un vestido y agrégale un cinturón ancho: reducirás tallas de golpe. 

Este complemento es perfecto para vestidos tipo Boohoo  que son más holgados y para definir la forma de tu cuerpo.

Atrévete con un body

En vez de un vestido de una sola pieza, elige un body y una falda. Los bodys se ajustan a la figura, con lo cual aprovecharás el efecto ancho de la falda para estilizar tu tronco.

Elige entre los diferentes bodies, sobre todo aquellos que tengan forma de V. O usa esta forma para todo tipo de escotes tanto en los monos como en los vestidos. Los escotes en forma de V dirigen la mirada de arriba hacia abajo, haciendo que parezcas más alta.

Este tipo de escotes es el más indicado para figuras con forma de reloj de arena, que tengan pechos y caderas anchas.

¿Conoces los vestidos Fit and Flare?

Se trata de un tipo de vestido de fiesta que se ajusta perfectamente a la cintura y que tienen una falda con vuelo. 

Elige bien los colores: sabemos de sobra que los tonos más oscuros tienden a reducir visualmente nuestra silueta. Por lo tanto (y a no ser que se trate de bodas) el negro es el color ideal para vestidos de fiesta, para eventos más formales o nocturnos.

Si no quieres apostar por el negro, busca tonos oscuros de otros colores; el azul marino, un verde muy oscuro o incluso el granate pueden provocar el mismo efecto. 

Intenta también elegir vestidos monocromáticos. Si solamente tenemos un color, el vestido nos alarga mientras que, si añadimos más colores, nuestra figura se verá fragmentada.

Y ahora, un breve resumen de lo que  nunca puedes hacer si quieres verte delgada

1- Evita rayas horizontales a no ser que quieras darle volumen a determinadas partes del vestido.

2- Huye de las faldas pomposas y volantes, sobre todo si eres bajita, puesto que podrías llegar a parecer una tarta de cumpleaños o una mesa camilla.

3- Nada de adornos muy pomposos y exagerados que nos añaden volumen  de más.

4- Y por último, siempre apuesta por vestidos de tu talla. El que seas capaz de meterte en una talla menos no va a hacer que de golpe la tengas. Más que estilizarte te va a incomodar y el resto de tu talla tenderá a intentar salirse de su cárcel de tela, asomando por los laterales de tu vestido. Por lo tanto, mejor usar los trucos que te hemos contado a no poder ni moverte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *